La izquierda ha sufrido una durísima derrota en Madrid. Quien fuera señalado estos años por la reacción como el enemigo público número uno del régimen, Pablo Iglesias, abandona todos sus cargos políticos. La derecha festeja por todo lo alto e incrementará su arrogancia. La militancia de izquierda debe sacar las lecciones de todo esto. Como dijo el filósofo Spinoza, no se trata de reír ni de llorar, sino de comprender.

Una escalada de tensión en la región del Donbás evocó el espectro de un conflicto abierto, que sumergiría a la población de ambos lados en una pesadilla de derramamiento de sangre una vez más. Aunque las tropas se han retirado ahora de la frontera, ¿por qué ocurrió esta amenaza? ¿Y quién puede beneficiarse de los continuos conflictos en la región?

Declaración de la Corriente Marxista Internacional - Hace unas horas, se ha conocido que la ministra de industria, Reyes Maroto, ha recibido otra carta con amenazas que incluía una navaja ensangrentada. Es evidente que la ultraderecha está jugando con fuego y parece que ha olvidado las poderosas tradiciones antifascistas de la clase obrera española y su respuesta revolucionaria en las calles, lo cual prueba la pérdida de su sentido de la realidad en su microclima de fanatismo.