El 16 de Marzo del 2020 se decretó el confinamiento estricto en El Salvador, lo que significó reducciones salariales, incumplimiento de pago de seguridad social e incluso cierres definitivos de algunas fábricas. Este fue el caso de la Industria Florenzi propiedad de Sergio López, quien mando a confinamiento a toda su mano de obra (más de 200 trabajadores) a estos trabajadores no se les pagaron los meses de marzo, abril, mayo y junio, al contrario el 01 de julio fueron despedidos definitivamente y la empresa cerró operaciones, adeudando indemnizaciones y salarios en cuarentena a las trabajadoras, monto que asciende, según las obreras, a medio millón de dólares.

En otra escandalosa provocación, el 11 de enero, Estados Unidos decidió designar a Cuba como “Estado patrocinador del terrorismo”. La declaración, firmada por el secretario de Estado Mike Pompeo, se produce cuando a la administración Trump le quedan menos de 10 días en el cargo. No tiene ninguna base en la realidad y está claramente motivado por cálculos políticos cínicos y agresión imperialista.

En la madrugada del 30 de diciembre se votó y aprobó la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Primero, se aprobó en la Cámara de Diputados y, luego, pasó al Senado, obteniendo 38 votos a favor, 29 en contra y 1 abstención. La Ley establece que una mujer u otras identidades, en ejercicio de sus derechos humanos, con capacidad de gestar tienen derecho a decidir voluntariamente y acceder a la interrupción de su embarazo hasta las catorce (14) semanas, inclusive, del proceso gestacional.