"Rafah está ardiendo": civiles masacrados por bombardeo de la Fuerza de Defensa Israelí a un campo de refugiados

Millones de personas de todo el mundo se estremecieron horrorizados el domingo después de que un ataque aéreo de la Fuerza de Defensa Israelí arrasara un campamento para civiles desplazados en Rafah, matando al menos a 45 personas. Las redes sociales están llenas de imágenes de hombres, mujeres y niños quemados y desmembrados, asesinados mientras dormían. Lenin escribió una vez que el capitalismo es horror sin fin: en Gaza, esas palabras se escriben con fuego y sangre para que todo el mundo las vea.

Como hemos informado en semanas anteriores, se suponía que la ciudad meridional de Rafah debía ser un refugio para los palestinos desplazados por la incesante guerra de Israel contra la Franja de Gaza, que ya ha reducido a escombros la ciudad de Gaza, además de matar y herir al menos a 100.000 personas. Pero el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, lleva tiempo amenazando con una invasión a Rafah, alegando que es necesaria para lograr el objetivo bélico israelí de destruir a Hamás.

A pesar de evitarlo durante semanas y con las presiones de los aliados occidentales de Israel para que no se llevara a cabo esta operación (no por preocupación por los palestinos, sino por miedo a que la situación se descontrolara), ésta comenzó hace tres semanas, cuando Israel tomó el paso fronterizo con Egipto. Desde entonces, la ciudad ha sido objeto de intensos bombardeos aéreos y ahora tanques entran al centro de la ciudad. 

Un millón de palestinos han huido de Rafah en las últimas tres semanas, después de haberse visto obligados a ir de un lado a otro en múltiples ocasiones durante los últimos siete meses. ¿Y dónde se supone que van a ir ahora estas personas desesperadas? Todo lo que les espera más al norte son escombros, artefactos explosivos sin detonar y una ausencia total de infraestructuras básicas como saneamiento, agua e instalaciones médicas. La ayuda se ha reducido a un goteo y el hambre es rampante. 

Los que permanecen en Rafah no pueden huir a Egipto, ya que Israel controla el paso fronterizo. Y como vimos en los trágicos acontecimientos del domingo, incluso en las zonas "seguras" de la ciudad, corren el riesgo de ser despedazados o quemados vivos por bombas de 1000 Kg lanzadas sobre sus cabezas en plena noche. En otras palabras: sus opciones son quedarse y arriesgarse a morir, o huir y arriesgarse a morir. 

Las Fuerzas de Defensa de Israel emitieron un comunicado sobre el bombardeo, en el que afirmaban que habían llevado a cabo un "ataque basado en información de inteligencia" contra dos comandantes de Hamás. Según el portavoz del gobierno israelí, Avi Hyman, "de alguna manera se inició un incendio" entre las tiendas de campaña para desplazados cerca de una instalación de la ONU en el barrio de Tal al-Sultán. 

A pesar de que testigos afirman lo contrario, Israel niega que el ataque se produjera en la zona humanitaria de al-Mawasi, a donde se había animado a los civiles a evacuar. El comunicado de las FDI afirma que se habían tomado "medidas" para evitar daños colaterales y "se evaluó que no se esperaban daños a civiles no implicados", añadiendo que "lamenta cualquier daño a civiles no implicados durante el combate". 

Estas repugnantes mentiras contradicen la conducta de Israel durante toda la guerra. ¿Cuántas veces se han bombardeado en Gaza campos de refugiados, hospitales, edificios de apartamentos civiles, mezquitas e instalaciones de la ONU para matar a este o aquel comandante de Hamás? Lo ocurrido el domingo es normal. Como dijo a la BBC un representante de la UNRWA en Rafah: "Ningún lugar es seguro en Gaza. Nadie está a salvo, ni siquiera los trabajadores humanitarios".

Como de costumbre, las FDI combinaron su evasivo "arrepentimiento" con la promesa de llevar a cabo una "investigación". Ya hemos oído esto antes: cada vez que se comete un crimen de guerra, las FDI dan largas a la investigación prometida, antes de concluir que no hubo ningún crimen. Así ocurrió, por ejemplo, tras el asesinato de la popular periodista palestina Shireen Abu Akleh en manos de un francotirador de las FDI, y tras el tiroteo de 15 civiles que se dirigían a un puesto de control en el norte de Gaza en abril. Hay muchos ejemplos de este modus operandi y ninguna razón para imaginar algo diferente ahora.

Netanyahu cambia vidas por un salvavidas político

En un gesto poco habitual, Netanyahu ha emitido una declaración personal ante el Parlamento de Israel, en la que califica el atentado como un "trágico error", haciéndose eco de la promesa del Ejército de investigar el incidente. Esta postura de Netanyahu, que no suele arrepentirse de las muertes de palestinos, refleja la presión de la opinión pública. Es un testimonio de la furia total que ha provocado esta última atrocidad, en un momento en que los crímenes de Israel están aumentando la presión dentro y fuera del país.

Como escribimos al comienzo de las operaciones de las FDI en Rafah, las consideraciones de Netanyahu están impulsadas principalmente por la política interna. Se enfrenta a una creciente frustración por el progreso de la guerra, que manifiestamente no ha logrado destruir a Hamás, y por la falta de progresos en la devolución de los rehenes israelíes retenidos por la organización. Teniendo en cuenta su posición en las encuestas, y con el principal bloque de la oposición en torno a Benny Gantz amenazando con convocar elecciones anticipadas en cuanto termine la guerra, Netanyahu sabe que su futuro depende de que se prolongue el conflicto. 

Al mismo tiempo, su gobierno de coalición depende del apoyo de matones ultrasionistas de extrema derecha como Itamar Ben-Gvir y Bezalel Smotrich, que han dejado muy claras sus intenciones. Quieren una nueva Nakba, con la total liquidación y/o expulsión de los palestinos de Gaza y los territorios ocupados. Estos extremistas reaccionarios han amenazado con derribar el gobierno de Netanyahu y forzar nuevas elecciones en caso de que se avance hacia un alto el fuego duradero. 

Además, Netanyahu se encuentra en el centro de varios casos judiciales por corrupción, que puede evitar mientras permanezca en el cargo. Por lo tanto, está decidido a llevar a cabo una invasión total de Rafah y a prolongar la guerra el mayor tiempo posible, con toda la muerte y destrucción que ello conllevará. En otras palabras, Netanyahu está comprando un salvavidas para su carrera política y su libertad personal con la sangre de miles de palestinos inocentes. 

Las consecuencias de esta intransigencia van mucho más allá de las fronteras de Israel. Las masas árabes de todo Oriente Próximo sienten una profunda simpatía y solidaridad hacia los palestinos. Cada nuevo horror desencadenado por las FDI en Gaza aumenta la rabia que hierve bajo los pies de los regímenes despóticos de Jordania, Egipto, Kuwait, Arabia Saudí, etc. Los dictadores capitalistas que dirigen estos países se han visto obligados a abandonar sus países. 

La guerra de Gaza ha puesto en evidencia a los dictadores capitalistas que dirigen estos países. Aunque defienden en palabras la difícil situación de sus "hermanos musulmanes", todos ellos estaban inmersos en un proceso de "normalización" de las relaciones con Israel antes del conflicto. Posteriormente, en el mejor de los casos no han hecho nada para ayudar a los palestinos y, en el peor, han ayudado directamente al régimen sionista. En el caso de la junta militar de Egipto, sirviendo de guardias fronterizos para acorralar a los palestinos; o en el caso de la monarquía jordana, ayudando a proteger a Israel de los cohetes lanzados por los hutíes en represalia por la masacre de palestinos.

Allí donde han estallado protestas en estos países exigiendo medidas para proteger a los palestinos, se han enviado fuerzas estatales para aplastarlas, lo que ha contribuido al creciente resentimiento. Si Netanyahu sigue subiendo la apuesta, la presión dentro de la sociedad será cada vez más difícil de contener para estos regímenes. Existe el peligro de una erupción, que podría ver la guerra extenderse fuera de Gaza, o provocar una nueva ola revolucionaria como la que barrió Oriente Medio después de 2011, pero a un nivel aún más alto.

Los imperialistas, inquietos ante la escalada en la situación

Esta posibilidad no ha pasado desapercibida a los imperialistas de Occidente, cada vez más alarmados por el impacto de la despiadada conducta israelí en esta guerra. Lo último que quieren es una guerra más amplia o una explosión revolucionaria que pueda amenazar sus intereses en la región, o empujar a la frágil economía mundial a una depresión total. 

También les preocupa su situación interna. En un país tras otro se han sucedido las protestas y marchas en solidaridad con Gaza durante siete meses. Este movimiento recibió un nuevo impulso con una poderosa oleada de acampadas estudiantiles, establecidas en más de 100 campus universitarios de todo el mundo. Esta lucha se ha enfrentado a una feroz represión policial, calumnias de la prensa y ataques jurídicos infundados, mientras Israel se burla de todos los principios del derecho internacional. 

Todo esto no ha hecho más que aumentar la indignada furia de los trabajadores y jóvenes de todo el mundo, y poner al descubierto la farsa de la llamada democracia capitalista, bajo la cual se permiten la libertad de expresión y la protesta hasta que los intereses de los imperialistas y sus aliados se ven amenazados.

Las infernales escenas que se produjeron el lunes en Rafah corren el riesgo de echar gasolina a los bastidores. Han hecho entrar en pánico a las clases dominantes de Occidente, con políticos que hasta ahora han apoyado a Israel a ultranza (incluidos el presidente francés Emmanuel Macron y el ministro de Asuntos Exteriores británico David Cameron) emitiendo declaraciones apresuradas criticando a las FDI y pidiendo un alto el fuego. Todo ello después de que la Corte Penal Internacional permitiera a los fiscales solicitar órdenes de detención contra Netanyahu y el ministro de Defensa Yoav Gallant por crímenes de guerra, y ordenara a Israel que cesara sus operaciones en Rafah.

Los dirigentes israelíes respondieron con su típico desdén, acusando al más alto tribunal del mundo de estar movido por el "antisemitismo". Las decisiones de los gobiernos de Irlanda y España de reconocer el Estado palestino fueron igualmente recibidas con aullidos desde Tel Aviv de que ello equivalía a "recompensar el terrorismo". 

Aunque el presidente estadounidense Joe Biden salió en defensa de Israel, condenando a la CPI y haciéndose eco de las quejas sobre España e Irlanda, lo cierto es que el imperialismo estadounidense está cada vez más exasperado con su principal aliado en Oriente Próximo. No hay palabras severas que disuadan a Netanyahu de su actual rumbo. El problema es que las palabras severas son todo lo que los estadounidenses están dispuestos a utilizar contra Israel. De hecho, a pesar de las lágrimas de cocodrilo que se derraman ahora por los cuerpos calcinados en Rafah, todos los gobiernos occidentales -incluidos Irlanda y España- siguen armando y financiando la guerra de Israel en Gaza. Se han aferrado al carro  del régimen sionista asesino de Netanyahu, y ninguno está dispuesto a tomar medidas serias para proteger a los palestinos.

Las penosas declaraciones que hemos visto en los últimos días son un gesto hacia las masas en casa. Gaza es un factor en varias elecciones, incluidas las británicas y las estadounidenses, en las que los principales partidos se están viendo obligados al menos a defender de boquilla la idea de que las vidas de los palestinos tienen valor. 

Biden se enfrenta a la posibilidad de perder estados clave, ya que el voto joven y musulmán se vuelve en su contra. En Gran Bretaña, tanto los conservadores como los laboristas (que han apoyado incondicionalmente a Israel desde el comienzo de la guerra) han expresado su "preocupación" por la situación en Gaza. Varios diputados del Partido Laborista, que salvo milagro parece seguro que ganará las elecciones generales del 4 de julio con un triunfo aplastante, emitieron declaraciones idénticas en las redes sociales expresando su pesar por las muertes en Rafah; pidiendo un alto el fuego, una solución de dos Estados y un "Israel seguro".

Nadie se toma esto en serio después de que el líder laborista Keir Starmer declarara que Israel tenía "derecho" a asediar Gaza, y de que en todo momento haya afirmado el derecho de Israel a "defenderse", mientras este último lleva a cabo un genocidio.

¡Derroquemos estos hipócritas repugnantes!

La prensa burguesa también ha empezado a cambiar de tono, con expertos reaccionarios como Piers Morgan descubriendo de repente que "masacrar a tantos inocentes mientras se acobardan en un campo de refugiados es indefendible". Nos preguntamos por qué Morgan careció de tanta claridad moral cuando Israel bombardeó el campo de refugiados de Nuseirat, o el campo de refugiados de al-Maghazi, o cualquier otra ocasión en que arrasó un objetivo civil.

Detrás de toda esta repugnante hipocresía se esconde el hecho de que la cuestión de Palestina se ha convertido en un factor de la lucha de clases en todos los países del mundo. En medio de una crisis general del capitalismo, se ha convertido en un pararrayos de toda la ira y el descontento por la guerra sin fin, la pobreza, la inestabilidad y la injusticia. 

Además, millones de personas ven ante sus ojos el doble rasero de un sistema que dice defender la democracia y ‘el orden basado en normas’, pero echa por la borda ambos cuando se trata de sus intereses. Si el bombardeo de Rafah hubiera tenido lugar en un campo de refugiados, una escuela o un hospital de Ucrania, la prensa y la clase política occidentales no habrían dudado en condenar otro crimen de guerra ruso y pedir rápidamente sanciones. Sin embargo, todo lo que Israel tiene que hacer es emitir una disculpa poco entusiasta y continuar como de costumbre: recompensado por sus problemas con un flujo ininterrumpido de dinero y municiones. 

Los sucesos del 7 de octubre, en los que murieron cientos de civiles, fueron explotados por la prensa occidental, que se lanzó a desatar la histeria con detalles escabrosos sobre las atrocidades de Hamás, algunas de las cuales nunca han sido probadas y otras han sido desmentidas. El objetivo era justificar preventivamente las represalias y el castigo colectivo del pueblo palestino por parte de Israel, describiendo a toda la población de Gaza como bárbaros "animales humanos". Una de las afirmaciones inventadas, publicada en decenas de periódicos, fue que Hamás decapitó a bebés el 7 de octubre. Ahora, las innegables imágenes de bebés palestinos decapitados por las bombas de las FDI están a la vista de todos. 

Y aunque ha habido cierto lamento en la prensa, no hemos visto nada de la magnitud del torrente de propaganda que siguió al 7 de octubre. Tampoco habrá consecuencias significativas, ya que Israel trata discretamente de esconder este desafortunado "incidente" bajo la alfombra. Una cosa que los acontecimientos de los últimos siete meses deberían enseñarnos es que ninguna cantidad de sangre palestina inocente derramada espoleará a nuestras clases dirigentes a tomar medidas serias. No hay profundidades de depravación moral en las que pueda hundirse el régimen sionista que obliguen a los imperialistas a romper los lazos con su aliado clave en Oriente Medio. 

Esto significa que la única manera de ayudar a los palestinos es que los trabajadores y los jóvenes lleven la lucha a sus clases dominantes imperialistas en todos los países del mundo. Una campaña coordinada de huelgas dirigidas a industrias clave, que desemboque en una huelga política general contra los belicistas, podría aislar a la maquinaria de guerra israelí. Es necesaria una lucha revolucionaria, en Oriente Medio y en todo el mundo, para liberar a los palestinos de su pesadilla y poner fin al sistema capitalista que es la causa de su sufrimiento. No hay tiempo que perder.