América Latina

“Desde principios de siglo aparecieron también, en Honduras, Guatemala y Costa Rica, los enclaves bananeros. Para trasladar el café a los puertos, habían nacido ya algunas líneas de ferrocarril financiadas por el capital nacional. Las empresas norteamericanas se apoderaron de esos ferrocarriles y crearon otros, exclusivamente para el transporte del banano desde sus plantaciones, al tiempo que implantaban el monopolio de los servicios de luz eléctrica, correos, telégrafos, teléfonos y, servicios públicos no menos importantes, también el monopolio de la política: en Honduras, [una mula cuesta más que un diputado] y en toda Centroamérica los embajadores de Estados Unidos presiden más que

...

Once años han pasado desde que las Fuerzas Armadas, con instrucciones de la Casa Blanca y la burguesía hondureña, irrumpieron la vivienda del ex presidente Zelaya para propiciar un golpe salvaje que instauró una dictadura que lleva once años saqueando nuestros recursos, asesinando ambientalistas y protestantes, recortando la educación y la salud e implantando un Narcoestado.

El fracaso de Añez en el manejo sanitario y social de la pandemia está realmente fuera de discusión. Laboratorios y hospitales están colapsando y ya se levantan cadáveres de domicilios y calles. Que el gobierno quiera tapar esta realidad con el aumento insuficiente de camas hospitalarias e ítems en salud, que son siempre sin las protecciones de la Ley del Trabajo, es patéticamente inútil. Cien días de cuarentena han postrado a la población sin ni siquiera frenar el crecimiento exponencial de contagios. Paraguay, con una cuarentena estricta desde el 20 de marzo hasta el 3 mayo, tiene 1379 casos y 13 muertos, las cifras más bajas de la región.

El gobierno de izquierda de Andrés Manuel López Obrador está tratando de balancear entre la voluntad y la aspiración de las masas que lo llevaron al poder, y las demandas de la burguesía. A pesar de lo intentos de aplacar a la clase dominante, éstos no confían en AMLO y quieren que se vaya.

Susana Prieto, abogada y activista del movimiento obrero de las maquiladoras en Matamoros y Reynosa Tamaulipas, y en Ciudad Juárez, Chihuahua fue detenida en la tarde del 8 de junio por elementos de la Procuraduría General de Justicia. Los delitos que le imputan son: motín, amenazas y delitos contra servidores públicos, pero las razones detrás de su detención son su constante activismo para organizar a la clase obrera de Matamoros, su desafío abierto contra la clase empresarial en Tamaulipas y Chihuahua, hacia la cúpula gobernante y el rancio y corrupto charrismo sindical de la región. ¡Todas las fuerzas progresistas y revolucionarias debemos exigir su liberación!

El 16 de junio iniciamos nuestros círculos centroamericanos de debate marxista, iniciativa de la corriente marxista internacional en Centroamérica. En la primera edición de estos círculos discutimos el clásico libro de Engels titulado “Del socialismo utópico al socialismo Científico” el compañero Fabricio Varela de la sección hondureña de la CMI introdujo el tema explicando detalladamente las diferencias entre los socialistas utópico Saint-Simón, Charles Fourier y Robert Owen y los socialistas científicos, más de una veintena de compañeros de varios países participaron en este primer debate que sin duda ha dejado muchas expectativas sobre las ideas del marxismo en Centroamérica.

El siguiente artículo fue escrito por un médico, que trabaja en la ciudad de São Paulo. El COVID-19 precipitó y agravó las condiciones de una crisis social y económica en Brasil, y a nivel internacional. La burguesía está confundida y dividida frente a un problema que no puede tolerar, pero que tampoco puede resolver.

El capitalismo avanza paso a paso en la crisis económica mundial la recesión ha llegado a niveles impensables.
El comercio mundial comienza a tambalearse, y se pronostica para este año que podría contraerse entre un 13% y un 32%, según las estimaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC).
Las mercancías no encuentran realización ya que el mercado es demasiado estrecho, la caída del consumo ha llegado a niveles históricos.
El hambre está por donde se quiera ver: en Chile, Líbano, Irán, Irak, Argelia y Ecuador, pasando por Argentina sin perder rincón del planeta. Las protestas se incrementan día a día, abriendo situaciones de lucha, nuevamente con enormes

...

La gravedad de la situación generada por la crisis económica y profundizada por la pandemia va adquiriendo ribetes cada vez más trágicos para los trabajadores ocupados y desocupados, formales e informales. Los barrios villeros se encuentran en condiciones cada vez más insostenibles de vida.

El estallido social de octubre, marca un salto cualitativo desde los movimientos de masas y protestas que desde hace más de una década marcaron el paisaje del Chile post dictatorial. En una mirada global, es un punto de inflexión inscrito en el contexto de crisis mundial capitalista. Se trata de un levantamiento de masas, de carácter insurreccional, que desde el viernes 18 de octubre hasta fines de noviembre, involucró entre 5 y 6 millones de personas participando activamente.

La clase trabajadora brasilera se ve afectada por una crisis política y económica avasalladora en el marco de la pandemia del COVID-19. En Brasil las secretarias estatales de salud y el Ministerio de Salud registran 262.545 infectados, convirtiendo a Brasil en el tercer país con más casos de COVID-19 en el mundo, y con 16.509 muertes, ubicándolo en el sexto lugar según el informe Johns Hopkins del 19 de mayo 2020.

El 15 de mayo la Asamblea Nacional del Ecuador aprobó una mal llamada “Ley Humanitaria” que hace recaer todo el peso de la crisis económica y la crisis del coronavirus sobre la clase trabajadora. Esto ha llevado ya a protestas de trabajadores y estudiantes (que mantuvieron medidas de seguridad ante la pandemia) en las calles de las ciudades de todo el país el 18 y el 19 de mayo. Publicamos aquí dos artículos, uno de la compañera Sara Mondragón de la Corriente Marxista Internacional, sobre la crisis en Ecuador y la alternativa necesaria, y una contribución que hemos recibido del compañero Dax Toscano desde Quito sobre la figura de Lenín Moreno y su responsabilidad.

El desconocimiento de Bukele a Javier Simán, presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), es solo una característica más de los giros bruscos en el régimen de Bukele, es un síntoma de un proceso más profundo donde beneficiar a una clase u otra es demasiado complicado sin entrar en conflictos, ante la crisis del capital los intereses de clase se ven expuestos de manera mucho más clara que en el pasado. Como hemos dicho anteriormente, el gobierno de Bukele no es el gobierno favorito de la empresa privada, tampoco de los EE.UU., la carta de la burguesía y el imperialismo en las elecciones pasadas siempre fue Callejas, un tipo al que podían controlar a su antojo,

...

Hemos entrado en un período de cambios bruscos en la situación política, social y económica, la pandemia del coronavirus ha hecho estragos en la región y en la totalidad el planeta; no ha quedado lugar en el mundo que no haya sido castigado por el flagelo del virus.

Image: Ultimas Noticias

A tempranas horas del domingo 3 de Mayo, la policía y las fuerzas armadas venezolanas frustraron un intento de desembarco por parte de hombres armados en Macuto, La Guaira, a 35 Km de la capital Caracas. En los enfrentamientos resultantes ocho mercenarios fueron abatidos y sus armas incautadas, tanto de las lanchas como almacenadas en tierra. De acuerdo con las autoridades, el ataque tenía el objetivo de secuestrar a dirigentes venezolanos y provocar un golpe militar.

La madrugada del 3 de mayo, cuerpos de la armada venezolana y de las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES) frustraron una incursión marítima de mercenarios en las costas de Macuto, Estado La Guaira, quienes pretendían poner en marcha acciones terroristas y desestabilizadoras, así como un posible magnicidio contra el Presidente Nicolás Maduro. Esta acción ha sido reivindicada por Jordan Groudreau, ex boina verde y actual «contratista de seguridad» estadounidense, quien entrenaba a agrupaciones de voluntarios y militares venezolanos desertores en Colombia para realizar operaciones terroristas en Venezuela. Este personaje a su vez señaló la activación de

...

La provincia ecuatoriana de Guayas se ha convertido en la zona cero para el coronavirus en América del Sur. Su capital, la ciudad de Guayaquil, tiene un número de casos muy desproporcionado con respecto a su tamaño. Es el hogar de la mayoría de los casos y muertes diagnosticados del país. Hay cadáveres en las calles y otros en ataudes de cartón. La responsabulidad es de la neglicencia del gobierno y la crisis del capitalismo.

Desde los primeros casos de Covid-19 (que se confirmaron en la madrugada del miércoles 11 de marzo) a poco menos de un mes, los contagios ya se cuentan por centenas. El coronavirus se expande por nuestro país de manera acelerada, ante tal situación el gobierno ha adoptado “medidas de emergencia” para tratar de contener la pandemia, sin embargo, la prioridad del Estado no radica en velar por el bienestar de las personas y las medidas resultan insuficientes e incluso inaplicables en la realidad que vivimos.

El viernes 9 de abril de 1948, a la 1:15 de la tarde, Jorge Eliecer salía de su oficina acompañado por varios de sus amigos y compañeros de partido. Al llegar a la puerta del edificio, ni bien cruzaba el quicio de ésta, una serie de disparos de revolver lo impactaron, causándole heridas mortales. El crimen, que marcaría un hito de gran importancia en la historia colombiana, despertó la indomable ira popular.

Join us!

Help build the forces of Marxism worldwide!

Join the IMT!